Una familia necesitó $104.217 para no caer en la pobreza

En medio de la fuerte presión inflacionaria, la canasta alimentaria tuvo una suba también de 4,6% y se necesitaron $46.525 de ingreso mensual para que un hogar no sea considerado indigente

Llínea de pobreza ya quebró los $ 100 mil pesos para una familia tipo y un salario mínimo vital y móvil no cubre la canasta de indigencia. Este escenario socioeconómico se produjo en junio a partir de la fuerte suba de los alimentos y los ajustes en los servicios.

Un matrimonio con dos hijos en edad escolar necesitó reunir ingresos por $ 104.216,80 durante junio para proveerse de un conjunto de alimentos y servicios básicos para la subsistencia, según datos que publicó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Estas cifras no captan ninguno de los aumentos que se produjeron durante junio.

 

Representa un alza de 4,55% respecto a los valores de mayo y, de esta forma, en el primer semestre el incremento es de 36%. En la medición interanual, el alza es de 57%.

Este es el costo que el mes pasado alcanzó la Canasta Básica Total (CBT), compuesta por alimentos y servicios básicos para la manutención de un mes de un hogar de dos adultos y dos menores, y que delimita la pobreza de la clase media baja.

En tanto, el límite de la indigencia para el mismo grupo familiar se ubicó en $ 46.525,36. Este resulta el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) para que el mismo grupo familiar pueda tan comer ya que este conjunto excluye servicios, transporte, indumentaria y salud.

Indec: datos de pobreza e indigencia en una familia de cuatro integrantes.
Indec: datos de pobreza e indigencia en una familia de cuatro integrantes.

Pero el dato más grave es que la CBA superó el valor del salario mínimo vital y móvil (SMV) que en junio fue de $ 45.540.

En consecuencia, una persona con un trabajo a cambio de esa remuneración cuando percibió esa cifra los primeros días de julio ni tan siquiera puede aspirar a darle de comer a su familia.

La situación se agravará en las próximas semanas, ya que recién está prevista una nueva suba del SMV para agosto que los trabajadores percibirán en sus bolsillos en septiembre. Ese aumento será del orden del 5% hasta llegar a $ 47.850.

Sin embargo, en julio, la inflación ya tiene un piso entre 7% y 8% y la proyección para agosto no es muy diferente lo cual pone en jaque la situación de los asalariados.

Durante junio, los alimentos tuvieron un incremento de 4,6%, de acuerdo a la medición oficial.

Los aumentos más fuertes se dieron en lechuga (37,8%), tomate (20,4%), papa (21,5%), aceite (12,9%), fideos (12,8%), café (11,7%), entre otros. (NA)

PUNTO DE NOTICIAS

Temas

Te puede interesar

- Publicidad -

Te puede interesar

Noticias más leídas

- Publicidad -

Últimas noticias