Cómo será el edificio de Marcos Paz al que irán los presos de Devoto

La construcción está avanzada y se espera que los traslados comiencen en noviembre de 2020

Avanza la construcción de nuevos módulos en el penal de Marcos Paz, adonde trasladarán a los presos de Devoto.

Tendrá hospital, gimnasio, aulas, espacios para talleres y celdas para personas con discapacidades. El nuevo complejo penitenciario en Marcos Paz promete instalaciones muy distintas a las de la cárcel de Devoto, de donde llegarán gran parte de sus nuevos habitantes. La construcción arrancó en mayo y ya está avanzada en un 30%, según informa el diario Clarín.

Cuatro módulos son los que están levantándose allí, al lado del Complejo Penitenciario Federal II. Cada uno albergará entre 550 y 570 internos. Estará lista en noviembre de 2020 y el traslado de los presos de Devoto está previsto para fines de 2021, aunque algunos reclusos terminarán en el penal de Ezeiza, según el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

La nueva unidad tendrá pabellones colectivos, celdas de dos personas y otras especiales para personas con discapacidades, según indican desde la Subsecretaría de Asuntos Penitenciarios de la Nación. En el centro del predio habrá un hospital para emergencias y atención traumatológica, odontológica y oftalmológica, con entre 36 y 48 plazas de internación.

Avanza la construcción de nuevos módulos en el penal de Marcos Paz, adonde trasladarán a los presos de Devoto.
Avanza la construcción de nuevos módulos en el penal de Marcos Paz, adonde trasladarán a los presos de Devoto.

A su vez, cada módulo -también llamado instituto- tendrá su propio servicio de atención médica primaria, su gimnasio y su sala de visitas, además de espacios para talleres productivos y aulas para educación primaria, secundaria y universitaria.

En los últimos meses se trabajó en las conexiones eléctricas y cloacales previas a colocar el piso, señalaron las mismas fuentes. Se trata de una construcción en premoldeado, donde los paneles se colocan y ensamblan in situ.

La mitad de los fondos para construir este nuevo complejo salen del Ministerio de Justicia. La otra mitad es adelantada por el Gobierno de la Ciudad, que subastará el predio de Devoto -el 35% de la superficie irá a proyectos inmobiliarios privados- y así recuperará ese adelanto financiero.

“El traslado demandará un gran trabajo e irá haciéndose de a tandas, a lo largo de varios meses. No sabemos aún quiénes irán a Marcos Paz y quiénes a Ezeiza u otros penales porque, para ese entonces, muchos de los internos habrán recuperado la libertad y también va a haber presos nuevos. Se buscará hacer un buen enroque”, explicó a este diario Facundo Bargalló, jefe de Gabinete de la Subsecretaría.

Las condiciones de los presos en la cárcel de Devoto están muy lejos de los estándares penitenciarios actuales. De hecho, varias veces al mes se escuchan “batucadas”, en las que los internos golpean los barrotes a la medianoche y, muchas veces, prenden fuego colchones. Así, protestan contra el hacinamiento que sufren en un penal centenario, donde no existen las celdas individuales.

 

PUNTO DE NOTICIAS

Temas

Te puede interesar

- Publicidad -

Te puede interesar

Noticias más leídas

- Publicidad -

Últimas noticias