Quién es Julio de Vido, el último aliado de los Kirchner en ser arrestado en Argentina

No había pasado la resaca de las elecciones del domingo, en las que Mauricio Macri arrasó, cuando este miércoles el kirchnerismo sufrió otro golpe: Julio de Vido, el “arquitecto del poder K”, fue arrestado

_98480895_gettyimages-453876598


Pocas personas fueron tan importantes como De Vido durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y los dos de Cristina Fernández (2007-2015). Fue aliado desde que arrancaron sus carreras políticas, encargado de construir poder a través de infraestructura y un estilo de “superministro” durante las presidencias. Era el hombre que negociaba con Venezuela; el que administraba el presupuesto en tiempos de bonanza.

Pero este miércoles, solo dos días después de unas elecciones en las que el kirchnerismo salió derrotado, De Vido cayó en desgracia. El exministro se entregó a las autoridades en la sede de los tribunales federales de Buenos Aires. Diputado desde 2015, De Vido gozaba de inmunidad, pero en la mañana el Congreso le retiró los fueros a pedido de la justicia y, acto seguido, estaba bajo custodia.

De Vido
De Vido es arquitecto y fue durante los gobierno kirchneristas el encargado de la infraestructura. AFP.

De qué se le acusa

Aunque nació en Buenos Aires hace 67 años, en 1982 De Vido se afincó en la provincia de Santa Cruz, la tierra patagónica donde los Kirchner empezaron su carrera política. Allí fue funcionario de la intendencia de Kirchner en Río Gallegos y luego de su gobernación de la provincia. Desde entonces, fue el encargado de la gestión de obras públicas.

Arquitecto por la Universidad de Buenos Aires, De Vido está imputado en 21 causas que monitorea la Oficina Anticorrupción. El pedido de detención lo hizo el juez que investiga el desvío de fondos destinados a la reconstrucción de un tren en Santa Cruz en 2008, que nunca se llevó a cabo. Pero, además de esa, De Vido está procesado en casos de evasión de impuestos, pagos ilícitos y compra ilegal de chatarra ferroviaria.

También está procesado por administración fraudulenta en la causa que investiga la tragedia de Once, un choque de trenes en 2012 que dejó 52 muertos y pudo haber ocurrido por negligencia de la administración pública, cuyo responsable principal era De Vido. Él ha negado los cargos y su defensa dice que las acusaciones son “insostenibles”.

De Vido es el último de una decena de funcionarios de alto rango del kirchnerismo que están procesados y en prisión. Cristina, que lo atribuye a una persecución política del gobierno de Mauricio Macri, también está procesada e iniciará juicio oral en las próximas semanas. En una reciente entrevista, cuando le preguntaron por De Vido, la exmandataria dijo: No pongo las manos en el fuego por nadie“.

Su relación con los Kirchner

Y es que, según diversos reportajes, la relación entre De Vido y Cristina Fernández nunca fue del todo cercana: eran aliados, pero no amigos.

Incluso con Néstor Kirchner se cree que era más un aliado funcional que incondicional. Hermético y de bajo perfil, De Vido quiso varias veces ser gobernador de Santa Cruz y, según las versiones periodísticas, Kirchner se lo impidió.

Se conocieron a principios de los años 80 por medio de Alicia Kirchner, hermana, colaboradora y funcionaria del fallecido expresidente y hoy gobernadora de Santa Cruz.

En ese entonces, De Vido era empleado de una empresa de telecomunicaciones en el sur, adonde había llegado en una suerte de exilio político de su natal Buenos Aires por su cercanía ideológica con los Montoneros, la guerrilla peronista que luchaba contra el régimen militar.

Para los Kirchner, la ventaja de De Vido era su relación con los gremios de la construcción, que son particularmente poderosos, sobre todo durante la primera mitad del kirchnerismo.

El intercambio de Kirchner con Hugo Moyano, quizá el sindicalista más poderoso del país, era a través de De Vido.

Así fue que se mantuvo como ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios durante los 12 años de mandato kirchnerista. Del primer al último día.

Hoy los tiempos de poder absoluto, a dos días de que el macrismo ganó unas elecciones, se ven ya muy lejanos.

PUNTO DE NOTICIAS

Temas

Te puede interesar

- Publicidad -

Te puede interesar

Noticias más leídas

- Publicidad -

Últimas noticias