Masacre en Las Vegas, el número de muertos asciende a 59

Es el tiroteo más sangriento en la historia del país

59d2207e3e414_645x362


Hasta ahora son 59 muertos y 527 heridos en la sangría que provocó un hombre que anoche atacó a balazos a los asistentes de un festival al aire libre de música country. El agresor emprendió a los tiros desde un hotel cercano a las personas que habían asistido al evento antes de suicidarse en su habitación.

Bastaron nueve segundos para consumar la mayor parte de la terrible tragedia, lo que duró la primera ráfaga, a la que le siguieron otras dos. En total, según los investigadores, descargó cerca de tres cargadores completos de ametralladora sobre el público del concierto.

El número de víctimas, todavía no es definitivo debido a la gravedad de algunos de los heridos, resultó superior al de la masacre del 12 de junio de 2016, cuando Omar Saddiqui Mateen, de 29 años, abrió fuego contra el local gay de Orlando “Pulse”, en el que hasta ahora había sido el peor ataque de su tipo en Estados Unidos

El autor de la masacre

El asesino fue identificado como Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años que tenía numerosas armas, al menos diez de distintos calibres. Algunos medios locales sostuvieron además que Paddock se habría convertido al Islam hace algunos meses, cambiando su nombre por el de Samir al-Hajib. Pero el FBI lo desmintió, afirmando que hasta el momento no surgieron vínculos con el terrorismo y con organizaciones terroristas internacionales. Se trataría de un lobo solitario, cuyos móviles faltan descifrar y del que se sabe poco respecto de su pasado, salvo que era una persona aparentemente tranquila y sin antecedentes.

El festival, lugar de la tragedia

El hecho ocurrió el domingo a la noche, pasadas las 22 horas locales, en Las Vegas Village, durante el cierre del “The Route 91 Harvest Festival”, un espectáculo estelar del género Country con tres jornadas de conciertos, a 45 dólares la noche, con miles de fans que pernoctan en sus autos, remolques y bolsas de dormir.

Muchos de los asistentes más pudientes al evento también se alojaban con verdadera vista panorámica en el Mandala Bay como lo hacía Paddock, aunque desde varios días antes.

Según las primeras reconstrucciones de especialistas, el atacante disparó a un ritmo de diez proyectiles por segundo, gracias a un dispositivo de “gatillo de manivela” que permite disparar hasta 700 balas por minuto.

Una lluvia de fuego arrojada sobre la marea humana que divisaba debajo de él, haciendo imposible escapar, aunque muchos al intentarlo resultaron aplastados víctimas del pánico generalizado.

En el momento de los disparos ocupaba el escenario el músico Jason Aldean, una estrella absoluta del género country, que quedó inmortalizado al arrojarse al piso en busca de refugio.

Con información de ANSA

 

PUNTO DE NOTICIAS

Temas

Te puede interesar

- Publicidad -

Te puede interesar

Noticias más leídas

- Publicidad -

Últimas noticias